Aprender a pensar como un analista de inteligencia-I+L
749
post-template-default,single,single-post,postid-749,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 
cursos-análisis-inteligencia

07 May Aprender a pensar como un analista de inteligencia

Hoy en día, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que estamos sometidos a continuo bombardeo de noticias, cuando no rumores, que intentan obligarnos a pensar de una determinada manera.

El uso masivo de las redes sociales para convertir en certezas lo que no son más que rumores, en el contexto de un medio donde prima la inmediatez de la información sobre la fiabilidad, provoca que, en muchas ocasiones, seamos incapaces de distinguir y separar la mala información de la buena, la fiable de la dudosa.

Las feeds de los medios sociales están hechos a medida para confirmar nuestras ideas preconcebidas, ya que normalmente participamos en grupos que comparten nuestras opiniones y esto nos ayuda a reafirmarnos en ellas.

Si a todo ello le unimos que las recomendaciones de los algoritmos nos sugieren contenidos basados en nuestro historial de navegación, llegamos a un punto en el que es difícil separar la información fiable de aquella diseñada con el objetivo de engañarnos y manipularnos.

Sin entrar a tratar términos como el de posverdad, es cierto que vivimos en una época en la cual se intenta, en muchas ocasiones, provocar una distorsión deliberada de la realidad, con el fin de crear y manejar la opinión pública e influir en las actitudes de la sociedad. En este contexto, es habitual que los hechos objetivos tengan menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales.

Los avances tecnológicos han propiciado que esta situación tienda a empeorar ya que favorecen la difusión de noticas falsas de tal calidad que es difícil distinguirlas, ponen a prueba nuestra capacidad de análisis y finalmente provocan una total desinformación.

Aumentar las habilidades analíticas

La solución pasa por incrementar nuestras habilidades analíticas, evitar o limitar el impacto de nuestros prejuicios y sesgos, pensar de manera independiente y crítica, y evaluar la información que nos llega de manera racional.

En esencia, esto es lo que hace o debería hacer un analista de inteligencia, y para ello recibe una formación especializada. Es cierto que existen multitud de técnicas que se aplican para facilitar el análisis, muchas de ellas apoyadas con software especifico, pero la base siempre debe ser el pensamiento crítico.

curso-analista-inteligencia

 

Hoy en día, la mayoría de los servicios de inteligencia, incluidos los de España, forman a sus analistas en distintas técnicas y metodologías de análisis. Estas técnicas están diseñadas para evaluar, desafiar, refinar y volver a desafiar tantas veces como sea necesario los modelos mentales a través de los cuales observamos la realidad.

Es verdad que los modelos mentales ahorran tiempo a la hora de analizar un problema, pero pueden confirmar ideas preconcebidas, incluso aunque aparezca nueva información que las contradiga.

Identificar la información relevante

Para superar las limitaciones a las que nos vemos sometidos todas las personas, los analistas, mediante la formación y la practica, están capacitados para identificar la información relevante, fiable, oportuna y precisa.

Se les enseña a descubrir las señales de manipulación y engaño por parte de cualquier hipotético adversario, y que podrían inducir a errores en su análisis.

análisis-inteligencia-formacion

Teniendo como punto de partida la información fiable obtenida, analizan distintas hipótesis, extraen inferencias razonables y llegan a conclusiones bien argumentadas. Pero incluso, una vez elaboradas esas conclusiones, deben ser desafiadas con técnicas contrarias de análisis, para tratar de confirmar que nuestro análisis no esté sesgado ni se ha visto influido por supuestos que no son validos.

Formación en análisis

Un buen analista, además de haber recibido una formación sólida y alcanzar experiencia con la práctica, debe ser siempre consciente de que, como persona, puede equivocarse.

Si la formación en técnicas de análisis es requisito indispensable para el personal de los servicios de inteligencia, ¿por qué no se puede extender su enseñanza a todos los ámbitos como una manera de luchar contra la difusión, no ya de noticias falsas, si no de dudas y, por ende, luchar contra la desinformación?

Técnicas de fácil aprendizaje como las de pensamiento crítico e imaginativo, comprobación de supuestos clave, redefinición del problema, what ify otras similares, se podrían incluir en los planes de estudio universitario y de los colegios, como una manera de mejorar la capacidad de análisis de cualquier persona.

Si quiere conocer nuestras formaciones en análisis de inteligencia, pinche aquí



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies