El método "BLUF" y la elaboración de análisis de inteligencia - I+L
608
post-template-default,single,single-post,postid-608,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 
bluf-inteligencia-liderazgo

20 Dic El método “BLUF” y la elaboración de informes de Inteligencia

En muchas ocasiones, en Inteligencia se presta atención a la formación en técnicas de obtención de información y análisis, pero se pasa por alto la enseñanza sobre cómo escribir los informes. El método “BLUF” está cobrando protagonismo por permitir la realización de informes claros, precisos y bien estructurados.

Sin pretender ser exhaustivo, los principales cometidos de un analista de inteligencia son:

  • Definir claramente los problemas y cuestiones de inteligencia.
  • Anticipar tendencias.
  • Proporcionar a nuestros clientes juicios e ideas.
  • Decirle a nuestros clientes lo que realmente está sucediendo.
  • Ser sensible a las necesidades de nuestros clientes.
  • Evaluar críticamente la información en bruto para determinar su relevancia, fiabilidad y su valor como evidencia.
  • Extraer los aspectos clave de la información en bruto o identificar lo que es importante en un mar de detalles.
  • Combatir la ambigüedad, descubrir y probar suposiciones.
  • Conciliar la información contradictoria y protegerse contra el prejuicio, la subjetividad, el engaño y la “politización”.
  • Considerar las opiniones de otros.
  • Evaluar escenarios alternativos.
  • Evaluar las implicaciones para nuestros clientes.

En el mundo real, es imposible que el analista de inteligencia lo sepa todo, por lo que deberá elaborar y emitir juicios sobre la base de información incompleta, contradictoria y de diversos grados de fiabilidad.

En resumen, debe proporcionar la mejor respuesta posible, es decir el mejor producto de inteligencia, según el tiempo y la información disponible.

Los productos de inteligencia son una acumulación de detalles, en la mayoría de los casos, muy descriptivos. En muchas ocasiones, parecen querer demostrar el gran conocimiento que tiene el analista sobre un asunto determinado más que de satisfacer las necesidades de información de su jefe o cliente.

Extraer conclusiones de utilidad

 

Uno de los principales fallos que comenten muchos analistas de inteligencia a la hora de elaborar sus informes es que describen, en vez de interpretar la información y extraer conclusiones que sean de utilidad.

La falta de capacidad de síntesis trae como consecuencia informes muy largos y de poca utilidad práctica,  lo que provoca tanto el descrédito del producto, como el del analista.

La mayoría de las organizaciones de inteligencia, conscientes de este problema, han elaborado libros de estilo, en base a los cuales forman a sus analistas a la hora de escribir. La finalidad es que sus productos sean oportunos, precisos y relevantes.

“BLUF” (Botton Line Up Front)

 

Una metodología que está muy  en alza para elaborar informes de inteligencia más digeribles para los lectores es el denominado “BLUF” (Bottom Line Up Front).  En esencia, se trata de situar lo más sustancial al principio del informe, y que la importancia vaya decreciendo según  avanzamos en la lectura.

La finalidad es que la conclusión, o ideas clave, vayan al principio, y las evidencias y supuestos que las soportan vaya a continuación. De esta forma, y según el conocimiento que el lector tenga del asunto tratado, puede no necesitar leer el documento al completo si las conclusiones ya le han convencido.

Las ideas claves deben de tratar de responder tres cuestiones:

  • ¿Qué?: Hecho, evento, etc., significante que se sale de lo normal y que le permite escribir el documento.
  • ¿Y qué?:  La relevancia del hecho, evento o su evolución.
  • ¿Por qué?: Las motivaciones, razones o fuerzas detrás del evento o su evolución.

El documento podría tener una estructura basada en cinco posibles apartados, con un número de párrafos variable  y que serían:

  1. Idea clave
  2. Justificación en el que se prueba la validez de la idea clave, y se ofrecen evidencias complementarias.
  3. Perspectivas: Bloque en el que se ofrecen otros puntos de vista, se realizan valoraciones, se comentan las motivaciones de los actores, se sugieren escenarios alternativos, se descubren las ambigüedades, etc.
  4. Previsiones: Bloque en el que se tiende el puente hacia el futuro, ofreciendo el posible o posibles desarrollos de la idea clave
  5. Implicaciones: Se analiza el impacto de la idea clave en los intereses del que toma la decisión

 

Estructura del documento

 

La estructura de párrafo estaría basada como se ve en la figura siguiente en:

redactar-informes-inteligencia

  1. Punto principal: Es la idea principal del párrafo y debe estar situada al inicio de éste. Todos los puntos principales que se establezcan deben de servir de aval para la idea clave, por eso los podemos llamar también subfocos. De la misma manera que el foco es la mayor generalización que se puede establecer de las ideas que contiene el escrito, el subfoco es la mayor generalización de las ideas que contiene el párrafo. Se dice que un cliente de inteligencia tiene que poder comprender el producto fijándose sólo en la idea clave y en los puntos principales (foco y subfocos). Esto es aplicable para la autoevaluación del producto realizado
  2. Desarrollo en pirámide invertida (2-5 oraciones): Subfoco, evidencias, y contexto. El subfoco preside y liga el resto de ideas en cada párrafo. No puede introducirse ninguna idea en un párrafo que no guarde relación con lo anticipado en el subfoco. “Relación” es un término ambiguo, y dada esa ambigüedad se conceden tres tipos de párrafos según la relación que guardan las frases con el punto principal que las preside.

 

Tipos de párrafos

 

Los párrafos, como se ve en la figura siguiente, pueden ser de tres tipos:

evidencias-analisis-inteligencia

  • Tipo I: El punto principal es objetivo, y la relación entre éste y el resto de oraciones es fáctica con el propósito de apuntalar su validez. Las oraciones se ordenan de arriba abajo en orden de importancia. Los datos de contexto, en caso de necesitarse, se utilizarían al final y reflejarían hechos que no necesariamente apuntalan la validez del punto principal pero que, sin embargo, ofrecen una mayor perspectiva
  • Tipo II: El punto principal es eminentemente subjetivo, por tanto la relación entre este y el resto de oraciones es de distinta naturaleza respecto al tipo anterior, ya que no persiguen probar su validez sino ampliar el ámbito del juicio realizado. Se utiliza en suposiciones, especulaciones, conjeturas…
  • Tipo III: Es un estado intermedio entre los dos anteriores, siendo el punto principal objetivo con posibilidad de complementar vacíos de información con juicios de valor secundarios

En resumen, el formato del documento sería como el que se ve en la siguiente figura, con la idea clave al principio y las implicaciones al final.

ideas-clave-inteligencia

Puedes encontrar más ejemplos del uso del Bluff pinchando aquí

También puedes encontrar algún ejercicio que nos permita practicar esta metodología pinchando aquí



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies