La valoración de probabilidades en el análisis de inteligencia-I+L
657
post-template-default,single,single-post,postid-657,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 
análisis-inteligencia-liderazgo

13 Feb La valoración de probabilidad en los análisis de inteligencia

Durante siglos, la inteligencia o información elaborada, ha sido uno de los pilares fundamentales en los procesos de toma de decisiones por parte de los responsables en todos los ámbitos. Comprender el significado de toda la información disponible ante una amenaza se traduce en la adopción de las medidas efectivas que garanticen la seguridad de las sociedades de las que son responsables.

Objetivos de la inteligencia

Uno de los objetivos típicos de inteligencia es el determinar unos hechos y luego desarrollar inferencias (hipótesis, estimaciones, conclusiones o predicciones) precisas, fiables y válidas, para su empleo.

Es decir, ante la identificación de una posible amenaza, el personal de inteligencia elabora el correspondiente producto, basado en el análisis de toda la información disponible, en el cual alerta de una posible amenaza en un futuro próximo. Dicho producto llega a su destinatario, quien puede emplearlo para tomar la decisión correspondiente.

El problema surge cuando muchos productos de inteligencia son considerados irrelevantes por los jefes debido a que son demasiado vagos en su evaluación sobre qué va a suceder, cuándo, cómo y con qué probabilidad.

Esto es debido a que las evidencias disponibles muchas veces son incompletas, ya que no hemos podido obtener toda la información que necesitaríamos para elaborar un producto más preciso.

La consecuencia de ello es que la mayoría de las conclusiones a las que se llega en el análisis de inteligencia poseen cierto grado de incertidumbre, lo que obliga a una valoración de la probabilidad.

Por poner un supuesto, plantear que el país «X» puede volverse inestable sin detallar cuestiones de probabilidad, espacio temporal o consecuencias derivadas del mismo, no resulta útil. Los planificadores de políticas y los encargados de toma de decisiones necesitan estos datos para contemplar cuándo y cómo actuar.

El problema es que, con frecuencia, lo que inteligencia es capaz de proporcionar no es siempre compatible con las necesidades de los que tienen que decidir.  Por ejemplo, la predicción de la posible evolución de los acontecimientos socio-políticos es, por naturaleza, vaga e incierta. A los tomadores de decisiones les gustaría tener no solo evaluaciones fiables, si no también muy precisas y concretas de cuándo es probable que las cosas sucedan, cómo y con qué tipo de consecuencias.

La necesidad de la valoración

En muchos casos, existe un conflicto entre lo que la inteligencia, en su mejor momento, puede producir y lo que los tomadores de decisiones buscan y necesitan. Pero, aun así, inteligencia tiene que proporcionar una valoración de probabilidad que sirva de referencia al que tiene que decidir.

Un buen ejemplo de la necesidad de valoración para apoyar un proceso de toma de decisiones podemos apreciarla en la película “La Noche más Oscura” dirigida por Kathryn Bigelow en2012. En una secuencia, el responsable de la CIA, reunido con sus colaboradores más cercanos, pide información sobre si Bin Laden está en el complejo de Abbottabad o no, con la finalidad de decidir  el lanzamiento de una operación para su captura.

 

 

 

En un momento dado, ante la disparidad de criterios y para tener una referencia de lo que piensan sus analistas, les pregunta cuál creen ellos que es la probabilidad de que Bin Laden se encuentre allí.

Ante esa pregunta, y debido a la presión que se lleva ejerciendo sobre los analistas para reducir al mínimo el margen de error, empiezan a proporcionar valoraciones vagas que no les comprometen. Solo ante la pregunta directa del jefe: ¿Esta allí? ¿si o no?”, los asesores se atreven a aportar una probabilidad estadística.

Es el jefe quien tiene la responsabilidad de tomar la mejor información posible en base al mejor producto de inteligencia que se le pueda proporcionar. Para ello se debería incluir esa valoración de probabilidad, lo que facilitaría su decisión.

La falta de compromiso de algunos analistas provoca una pérdida de prestigio, no solamente para ellos como profesionales,  sino para toda la estructura de inteligencia.

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies