¿Es OSINT la solución para cualquier profesional de inteligencia?-I+L
2383
post-template-default,single,single-post,postid-2383,single-format-standard,theme-bridge-2020,bridge-core-2.2.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-20.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive,elementor-default

¿Es OSINT la solución para cualquier profesional de inteligencia?

Curso de Amenaza Interna en las organizaciones

¿Es OSINT la solución para cualquier profesional de inteligencia?

Por Francisco Javier Rodríguez

Director de Ciberinteligencia de Tarlogic Security  

Si hay algo que caracteriza a nuestra sociedad actual es la cantidad de información de todo tipo que ésta produce. Esta información, además, tiene una diversidad de orígenes como nunca antes se ha visto. Hoy en día los datos fluyen a través de los tradicionales medios de comunicación clásicos, como radio, televisión y prensa escrita, pero también a través de medios “on line”, redes sociales, blogs, páginas web, grupos de mensajería en aplicaciones móviles, etc.

La relativa facilidad de acceso a información que se tiene en la actualidad no es comparable con nada semejante en el pasado. Actualmente cualquiera de nosotros puede seguir un conflicto bélico en una zona de interés independientemente de donde se encuentre; es posible seguir una crisis política o diplomática, e incluso podemos tomar el pulso a una situación cualquiera gracias a toda esta cantidad ingente de información que, de forma permanente, está accesible a través de las nuevas tecnologías.

Identificar fuentes de información fiables

Sin embargo, demasiada información puede hacernos caer en lo que hoy en día se denomina “infoxicación”. Este término que viene a decirnos que una sobreexposición a demasiados datos sobre un mismo tema puede generar un problema a un decisor, si es alguien que debe tomar decisiones, o a cualquier profesional que se encuentre realizando un seguimiento de un tema en concreto.

Por ello actualmente no solo se hace necesario invertir esfuerzos, aunque estos sean mínimos y asumibles, por encontrar información o datos sobre un hecho que sea de nuestro interés, si no que también hay que aprender a dominar toda esa ingente cantidad de datos que puede hacernos perder la perspectiva. Un concepto que nuestros abuelos identificarían con separar el grano de la paja, pero que es aquí donde radica la importancia de saber identificar que fuentes de información son las verdaderamente fiables

A lo anterior hay que añadir una peculiaridad, y es que resulta que debido a la tecnología, la explotación de esas fuentes de información tiene su propia casuística, de tal forma que el mero acceso a la misma no garantiza que sea posible obtener todos los datos que éstas puedan ofrecer.

De ahí nace la necesidad de contar con conocimientos específicos que permitan conocer las peculiaridades de la fuente, por muy accesible sea, que permita extraer datos e informaciones de calidad. Por último, pero no menos importante, que todo ello sea hecho con seguridad y eficacia, es decir, significándose lo menos posible.

Obtención de datos y técnicas de análisis

Sabiendo esto es inevitable hacerse una pregunta muy sincera, ¿son las fuentes abiertas la solución para cualquier profesional de la inteligencia o investigación?  Mi respuesta es no, sin duda alguna. Una persona que desee crear inteligencia a través de fuentes abiertas debe estar obligatoriamente familiarizado con técnicas analíticas que, mediante su uso, permitan transformar los datos e informaciones obtenidas en un producto de calidad que permita tomar decisiones, puesto que lo uno sin lo otro carece de sentido. Además, debe ser consciente que existen más fuentes de información que las propiamente abiertas, y que para su explotación se requieren medios y recursos tanto técnicos como humanos especializados.

Entonces ¿hasta que punto es necesario profundizar en el conocimiento de la obtención y análisis de información a través de fuentes abiertas? Mi respuesta a esto, nuevamente sin duda alguna, es que no solo se hace necesario: es que es un paso fundamental e ineludible a la hora de materializar la fase del ciclo de inteligencia correspondiente a la obtención de información.

Pero eso sí, no hay que olvidar que los “enemigos” de las fuentes abiertas son dos: la ausencia de conocimientos específicos a la hora de realizar las labores de explotación de la fuente, por un lado, y desconocer las técnicas analíticas necesarias que permiten transformar los datos e informaciones en inteligencia, por el otro.

Para más información sobre nuestro curso de Obtención de Información en Fuentes Abiertas (OSINT) y Redes Sociales, pinche aquí  



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies