DOMEX y su apoyo a contrainteligencia
1227
post-template-default,single,single-post,postid-1227,single-format-standard,theme-bridge-2020,bridge-core-2.2.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-20.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive,elementor-default

DOMEX y su apoyo a contrainteligencia

curso-contrainteligencia-seguridad

DOMEX y su apoyo a contrainteligencia

Por José Manuel Díaz-Caneja. Analista de Inteligencia. Curso Superior de Inteligencia de las FAS

Hoy en día no es extraño ver noticias sobre empresas que han robado o espiado los proyectos de otras, prototipos que son muy similares a otros, detenciones de las FCSE en las que se incautan de un gran número de cajas y ordenadores, etc.

Quién no ha tenido miedo en alguna ocasión de perder un pendrive con documentos electrónicos en los que hemos estado trabajando durante largo tiempo, o la presentación que se le va a hacer al CEO sobre la campaña de lanzamiento del nuevo producto para las navidades.

Cuando uno se mueve en el ámbito de la inteligencia está acostumbrado a oír hablar de SIGINT, HUMINT, GEOINT, etc.., pero pocos han oído hablar de la disciplina de inteligencia que obtiene información de la explotación de documentos y medios electrónico-digitales, DOMEX.

Entre otras posibilidades, esta disciplina puede apoyar a las investigaciones de contrainteligencia, a la hora de recabar pruebas sobre posibles intentos de espionaje, y puede ser el punto de partida para identificar a los sospechosos y como podrían estar llevando a cabo la obtención de información sensible de la organización.

La basura como fuente de información

La sociedad ha evolucionado hacia una tecnología que permite registrar en todo momento nuestra actividad, ubicación, accesos a internet, etc…. Pero, dado que el ser humano es “un animal de costumbres”, no ha sido capaz de olvidar aquello con lo que empezó, el papel. Pese a todos los avances tecnológicos, no todo el mundo tiene acceso a ellos, o no todos son capaces de adaptarse a la forma de trabajar que implican, por lo que mucha gente sigue trabajando en soporte papel, tomando notas en el tan socorrido post-it o haciendo bosquejos en blocks de notas.

Actualmente, está cobrando un gran auge el rebuscar en la basura que la gente tira al final del día a los contenedores creyendo que no vale para nada. En ella suelen encontrarse recibos rotos  del banco, notas personales, contraseñas, etc. Incluso en el mundo de los ciberataques, el “trashing”es una técnica que se emplea para buscar información en la “papelera de reciclaje” de los ordenadores, dado el desconocimiento generalizado que existe sobre el hecho de que, pese a que “elimino” un fichero arrastrándolo a la papelera, realmente sigue estando en el ordenador.

Seguridad y patrones de conducta

Una de las ventajas de la tecnología es que nos permite proteger la información con contraseñas y sistemas de seguridad sofisticados. Pero, como ya se comentó en el artículo sobre la inteligencia obtenida de fuentes humanas, detrás de todos los medios tecnológicos siempre hay un ser humano, y como tal, actúa conforme a unos patrones de conducta, algunos de ellos conscientes y otros inconscientes.

Con respecto a los primeros, estos son fácilmente modificables (con formación y concienciación), mientras que los segundos son instintivos, siendo los que definen los patrones de conducta. Si analizamos estos patrones, podremos obtener mucha información sobre las personas, la cual puede ser empleada posteriormente para obtener información sobre posibles contraseñas empleadas, lugares donde pueden esconder cosas, etc.

Al mismo tiempo, el avance de la tecnología nos proporciona aplicaciones informáticas que nos facilitan la labor DOMEX. El problema es que estas aplicaciones suelen ser costosas y complicadas de manejar, aunque con una adecuada formación y práctica, se obtendrán unos resultados óptimos.

La base del DOMEX es el hecho de que la seguridad va en detrimento de la comodidad, por lo que el ser humano tiende a incumplir las normas que se le marcan para proteger la información con la que trabaja. Por ello, un agente DOMEX deberá aplicar una serie de técnicas y procedimientos de recogida de indicios que evitarán que se pierdan o destruyan elementos que posteriormente se transformarán en información.

Estos tres pilares que hemos visto (estudio de la personalidad, procedimientos y técnicas de obtención de indicios y aplicaciones informáticas) conforman la disciplina de inteligencia DOMEX.

DOMEX y su contribución a contrainteligencia

La finalidad de DOMEX es contribuir a la protección de la información confidencial, para evitar su revelación de manera intencionada o accidental, facilitando la identificación de los procedimientos de obtención y capacidades del adversario, servir de apoyo en la adopción de medidas de seguridad e incluso contribuir a la decepción.

Es una disciplina que esta a medio camino entre las actividades de la contrainteligencia ofensiva y defensiva, como se puede ver en el siguiente gráfico, y que necesita de una actitud proactiva por parte de una organización.

contrainteligencia-empresarial-domex

Si quieres conocer nuestra formación en contrainteligencia, pincha aquí



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies