El reparto de mascarillas en Madrid: un ejercicio de pensamiento crítico -I+L
2786
post-template-default,single,single-post,postid-2786,single-format-standard,theme-bridge-2020,bridge-core-2.2.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-20.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-2643

El reparto de mascarillas FFP2 en Madrid: un ejercicio de pensamiento crítico

evaluación de la información en inteligencia

El reparto de mascarillas FFP2 en Madrid: un ejercicio de pensamiento crítico

Por José Manuel Díaz-Caneja.  Analista de Inteligencia. Curso Superior de Inteligencia de las FAS.

Hoy, 10 de mayo, casi todos los medios de comunicación se han hecho eco de la noticia publicada por el diario El País “Los médicos especialistas en salud pública se rebelan contra el reparto de mascarillas del Gobierno de Madrid”.

En dicho artículo se especifica que “los jefes en medicina preventiva de los hospitales madrileños envían una carta al Ejecutivo autonómico en la que aducen que las FFP2 no están recomendadas para toda la población y pueden ser contraproducentes”.

Dicha noticia llama la atención ya que, desde que estamos amenazados por la pandemia del COVID-19, no se ha hecho otra que recomendar el uso de mascarillas.

Esto hizo que me planteara varias preguntas:

  • ¿Estamos los ciudadanos mal informados sobre el uso de las mascarillas y el tipo que debemos emplear?
  • ¿Es cierto que el uso de las mascarillas FFP2 debería estar desaconsejado para el ciudadano de a pie?
  • ¿Cómo es posible que la Comunidad de Madrid tenga previsto realizar un reparto de mascarillas FFP2 en contra del criterio de los Jefes de Medicina Preventiva de los hospitales madrileños?
  • ¿Es posible que sea yo el que esté malinterpretando la información?
  • ¿Es posible que la información proporcionada sea inexacta?

Estas y otras muchas preguntas que me surgían hicieron que llevar a cabo un análisis de la noticia lo más imparcial posible; como si estuviera realizando una labor de análisis de inteligencia, intentando no dejarme llevar por sesgos y prejuicios que pudieran oscurecer mi juicio, y que resumiría en tres preguntas principales:

  • ¿Es verdad que los Jefes de Medicina Preventiva de los hospitales madrileños desaconsejan el uso de mascarillas FFP2 para el ciudadano de a pie?
  • ¿Es verdad que su uso puede resultar contraproducente?
  • ¿Es nada más que la verdad que la noticia busca el interés público, centrándose en los posibles perjuicios a la salud de los madrileños?

 

LA ELABORACIÓN DE PRODUCTOS DE INTELIGENCIA

Uno de los principales fallos que comenten muchos analistas de inteligencia a la hora de elaborar sus informes, es que abusan de la descripción en lugar de interpretar la información y extraer conclusiones que sean de utilidad.  Esta labor debe efectuarse una vez sopesada y evaluada la información disponible para obtener una imagen de conjunto.

Evaluación de la veracidad de la noticia

Lo anterior provoca que se escriban informes extensos, debido a una falta de capacidad de síntesis, que mezclan diversos asuntos. Ello ocasiona una limitada utilidad práctica que provoca tanto el descrédito del producto, como el del propio analista, llegando finalmente a confundir al lector.

Otro fallo importante es que el analista se deje influenciar por sus sesgos, prejuicios y esquemas mentales, tanto a la hora de evaluar y analizar la información disponible, como a la hora de elaborar su producto de inteligencia. Este tipo de fallo es, por desgracia, más habitual de lo que debería.

Un buen analista elaborará un producto de inteligencia, en el cual las ideas clave trataran de responder principalmente a tres preguntas:

  • ¿Qué? Hecho, evento, etc., significante que se sale de lo normal y que le permite escribir el documento.
  • ¿Y qué? La relevancia del hecho, evento o su evolución.
  • ¿Por qué? Las motivaciones, razones o fuerzas detrás del evento o su evolución.

Pues bien, esos sesgos personales y a veces también de la organización para la que se trabaja pueden, y de hecho lo hacen, influir en la calidad de los productos de inteligencia, y por supuesto en su credibilidad. Esto puede derivar en una toma de decisiones inadecuadas que conduzca al desastre a la organización a la cual el analista apoya.

Si esta premisa es válida para la elaboración de un producto de inteligencia, oportuno, preciso y relevante, también lo debería ser para un artículo periodístico que pretenda reunir esas cualidades.

Para evaluar las informaciones que llegan al analista de diversas fuentes, existen diversas metodologías, entre las que se encuentra el pensamiento crítico y la detección de la decepción, basada en la anterior.

LA DETECCIÓN DE LA DECEPCIÓN

Esta técnica se basa en el uso sistemático de listas de comprobación para  determinar cuando la decepción, o el intento de manipulación, puede estar presente  y cómo evitar ser engañados.

En esencia, se trata de chequear la información que llega bajo los cuatro aspectos que figuran en la imagen siguiente, para confirmar si la información ¿es verdad?, ¿es toda la verdad? y ¿es nada más que la verdad?

Técnicas de detección de la manipulación de información

Con está técnica, ante una nueva información recibida, intentamos dar respuesta a todas o parte las cuestiones anteriores, lo que ayuda determinar la posibilidad de un intento de manipulación, ya sea accidental o intencionado.

En el caso del artículo aparecido en El País, y considerando a este medio como la fuente de la información, la aplicación de la técnica permite llevar a cabo un análisis más exhaustivo de la información.

  • ¿Cómo es de precisa la información aparecida en el artículo? Para ello se debe de recurrir a la información original, en este caso la carta a la que se hace mención en el artículo, la cual se puede localizar en la página web de AMaSaP (Asociación Madrileña de Salud Pública).

Aunque, a primera vista, y tras la lectura del artículo original pudiera parecer que AMaSaP se opone al reparto de mascarillas, la realidad es diferente. De hecho, la carta especifica que “aplaudiría que la Comunidad de Madrid distribuya en su lugar mascarillas quirúrgicas, siempre que se garantice que los profesionales sanitarios y sociosanitarios dispongan de todas las que necesiten, destinando los millones de euros del sobrecoste que supondría la distribución de mascarillas FFP2 a reforzar los sistemas de atención primaria y salud pública, uno de los requisitos imprescindibles para pasar a la fase 1”.

Curiosamente el propósito reflejado en la carta contradice el titular del artículo en el cual se especifica de manera taxativa que “los médicos especialistas en salud pública se rebelan contra el reparto de mascarillas del Gobierno de Madrid”.

  • Por otro lado en dicha carta se precisa que “AmaSaP  también  quiere  insistir  en  que  el  uso  de las  mascarillas  tiene  dos  inconvenientes importantes que hay que tener en cuenta. Pueden crear una falsa sensación de seguridad, pues las mascarillas no pueden sustituir las medidas básicas de prevención, son solo una medida que las complementa. Por otra parte, la mascarilla puede aumentar el riesgo de transmisión si su portador sano no se la coloca o retira adecuadamente o si se toca la cara para ajustársela. AMaSaP recuerda que, fuera de los centros sanitarios, el uso de las mascarillas no es para no contagiarse, sino para evitar la transmisión del virus a los demás, tanto por pacientes con síntomas como por personas desconocedoras de estar infectadas”
  • En el artículo se indica que la carta esta “firmada por los jefes de servicio o responsables de los Servicios de Medicina Preventiva de los hospitales de Madrid, la Sociedad Madrileña de Medicina Preventiva y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene”.

La realidad es que la única carta que se puede encontrar en internet es la perteneciente a AMaSaP, pudiéndose verificar en su pagina web que no está firmada por nadie.

  • Lo anterior nos lleva a una cuestión interesante: si lo que se pretende demostrar es la oposición de un colectivo contra una determinada media ¿por qué no se aporta esa prueba? ¿es su ausencia inusual?

Sin pretender ser exhaustivo, de la aplicación de esta técnica basada en pensamiento crítico se podrían extraer las siguientes conclusiones:

  • ¿Es verdad que existe oposición de responsables sanitarios de hospitales madrileños al reparto de mascarillas por parte de la Comunidad de Madrid? Solamente se ha podido verificar la existencia de una carta de una asociación en la que se oponen al reparto, argumentado que podría provocar una sensación de falsa seguridad.
  • ¿Es toda la verdad? Probablemente no, ya que ni la citada carta esta firmada por responsable médicos de hospitales madrileños, y no muestra oposición al reparto de mascarillas. Por el contrario, se considera que las de tipo de FFP2 serán más útiles en los centros hospitalarios y recuerda la necesidad de mantener las medidas de profilaxis por parte de la población, como medida preventiva más eficiente.
  • ¿Es nada más que la verdad? ¿El objetivo principal de la noticia está motivado únicamente por cuestiones de salud? ¿Es posible que existan otras motivaciones? ¿Es probable que con esta noticia se esté intentando generar una sentimiento determinado en la población de Madrid? Cada uno que extraiga sus propias conclusiones.

 

EL PENSAMIENTO CRÍTICO EN LA DETeCCIÓN DE LA MANIPULACIÓN

El pensamiento crítico y la técnica de la detección de la decepción ayuda a que una persona sea consciente de cómo su capacidad de razonamiento se ve limitada a la hora de analizar información por la influencia de sesgos, prejuicios, ideas preconcebidas, experiencias anteriores, etc., lo que dificulta que pueda ser engañada y manipulada.

Facilita que se analice la información relativa a cualquier asunto desde un punto de vista limpio, dejando de lado las suposiciones y creencias, y permite la diferenciación entre hechos, opiniones y afirmaciones. Contribuye, además, a que las argumentaciones que apoyen nuestras conclusiones estén fundamentadas.

La aplicación de la metodología de pensamiento crítico no solamente ayuda al analista a la hora de evaluar, integrar, analizar e interpretar la información, sino también a la hora de elaborar y exponer sus propios productos de inteligencia.

Pensar críticamente está relacionado con la razón, la honestidad intelectual y la amplitud mental en contraposición a lo emocional, a la pereza intelectual y a la estrechez mental (mente estrecha).

FINALIDAD DEL PENSAMIENTO CRÍTICO EN INTELIGENCIA

En consecuencia, pensar críticamente involucra varios aspectos:

  • Seguir el hilo de las evidencias hasta donde ellas nos lleven.
  • Tener en cuenta todas las posibilidades.
  • Confiar en la razón más que en la emoción.
  • Ser precisos.
  • Considerar toda la gama de posibles puntos de vista y explicaciones.
  • Sopesar los efectos de las posibles motivaciones y prejuicios.
  • Estar más interesados en encontrar la verdad que en tener la razón.
  • No rechazar ningún punto de vista, aunque sea impopular.
  • Y ser conscientes de nuestros sesgos y prejuicios para impedir que influyan en nuestros juicios.

 

En resumen, es fundamental aprender a pensar de manera crítica y con mente abierta, reconociendo y evaluando, según sea necesario, los supuestos, implicaciones y consecuencias prácticas de los pensamientos.

 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies