La Inteligencia Económica en la Estrategia de Seguridad Nacional
1259
post-template-default,single,single-post,postid-1259,single-format-standard,theme-bridge-2020,bridge-core-2.2.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-20.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive,elementor-default

La Inteligencia Económica en la Estrategia de Seguridad Nacional

inteligencia-empresarial-inteligencia-liderazgo

La Inteligencia Económica en la Estrategia de Seguridad Nacional

Por Valentín Martínez Valero. General de División retirado. Fundador y primer director del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS)

 

Cuando, plenamente inmersos en la grave crisis económico-financiera próximo pasada, se publicó, en Mayo de 2011, la Estrategia Española de Seguridad, Una responsabilidad de todos, fuimos muchos los gratamente sorprendidos por encontrar incluida en ella no sólo el término “Inteligencia Económica” sin también la previsión de implantar en España un sistema específicamente orientado a desarrollarla en nuestro país: el “Sistema de Inteligencia Económica (SIE)”.

Nunca antes había existido en España ni una estrategia de seguridad, ni la Inteligencia Económica había sido objeto de atención a nivel nacional. Los que teníamos algunas nociones o noticias de esta disciplina habíamos bebido casi todos en lo que se estaba haciendo en Francia, y, en alguna medida, en otros países de nuestro entorno.

Sin embargo, el optimismo inicial pronto se transformó en impaciencia al ver pasar el tiempo sin que aparecieran signos claros de que se pasaba de lo escrito a lo práctico, y en irritación después al llegar noticias ciertas de que soterradas luchas de poder entre diferentes estamentos llamados a formar parte del referido sistema estaban impidiendo que éste llegara a ser una realidad.

Muchos nos temimos que el cambio de gobierno, de otro signo político, en el otoño del mismo año no iba a ayudar precisamente a la puesta en marcha del SIE; el tiempo nos dio la razón. Dos años más tarde de la fecha referida, en Mayo de 2013, el nuevo gobierno publicó su actualización de la estrategia bajo el nombre de Estrategia de Seguridad Nacional, Un proyecto compartido. En ella, el SIE se menciona casi de pasada, y recibe la consideración de herramienta auxiliar en el contexto de la lucha contra la Inseguridad Económica y Financiera.

La consecuencia directa y obvia de ello es que no se realiza acción alguna conducente al establecimiento del SIE durante toda la legislatura, ni cuando el gobierno revalida su mandato y, en el otoño de 2017, publica la actualización de la Estrategia, ahora denominada Estrategia de Seguridad Nacional, Un proyecto compartido de todos y para todos, en la que no existe mención alguna al SIE, aunque aparece , por el contrario, un elemento extraño, el “Sistema de Seguridad Económica”, sin desarrollo posterior, pero con un enfoque claramente diferente al que establecía la estrategia de 2011. Así hemos llegado al día de hoy.

 Introduciendo conceptos

En su Resumen Ejecutivo, la Estrategia de 2011, expresa literalmente que“Analizar las amenazas y riesgos a nuestra seguridad, identificar líneas de respuesta y definir mecanismos de coordinación son los objetivos centrales de esta primera Estrategia Española de Seguridad (EES)” y, refiriéndose a la amenaza denominada Inseguridad Económica y Financiera, asevera que “Con el fin de analizar la información relevante y facilitar la acción del Estado mediante una mejor toma de decisiones en este ámbito, se creará un Sistema de Inteligencia Económica (SIE). ”Sin embargo, en lugar alguno del documento se proporciona una clara definición de lo que se entiende por Inteligencia Económica.

Algo parecido a una definición se puede deducir del párrafo dedicado a la descripción de la amenaza y las acciones a llevar a cabo para contrarrestarla del Capítulo 4; así, en la página 58 del documento se expresa que “se establecerá un Sistema de Inteligencia Económica (SIE) con la misión de analizar y facilitar información económica, financiera y empresarial estratégica relevante, oportuna y útil para apoyar la acción del Estado y una mejor toma de decisiones. Este Sistema permitirá compartir conocimiento, crear sinergias, evitar duplicidades y facilitar la adopción de posiciones comunes en las administraciones públicas. En estrecha relación también con los diferentes actores económicos, contribuirá a las labores de seguridad del Estado facilitando la detección y prevención de actuaciones contrarias a los intereses económicos, financieros, tecnológicos y comerciales de España en sectores estratégicos.

En consonancia con ello, podría decirse que deberíamos entender por Inteligencia Económica el “analizar y facilitar información económica, financiera y empresarial estratégica relevante, oportuna y útil para apoyar la acción del Estado y una mejor toma de decisiones”. Sin embargo, creemos que, de hacerlo así, parecería una actividad específicamente orientada a apoyar decisiones de tipo gubernamental, y quedarían fuera de ella y de sus productos las que hubieran de adoptarse por otros actores económicos (sector privado), que consideramos incluidos en los párrafos posteriores de la misma cita.

Nuestra opinión parece ser reconocida en el mismo documento cuando, al describir más tarde en el Capítulo 5 (página 85) el Modelo Institucional Integrado, aparece la instauración del SIE en los siguientes términos: Desarrollo de un Sistema de inteligencia Económica (SIE), en colaboración con el sector privado, para la obtención y análisis de información económica, financiera y empresarial relevante para la seguridad, que permita detectar y prevenir actuaciones contrarias a nuestros intereses y apoyar la acción del Estado y una mejor toma de decisiones en este ámbito.”

Podemos concluir, por tanto, que debemos entender por Inteligencia Económica“la obtención y análisis de información económica, financiera y empresarial relevante para la seguridad, que permita detectar y prevenir actuaciones contrarias a nuestros intereses y apoyar la acción del Estado y una mejor toma de decisiones en este ámbito.” Los entes que necesitan de ella son, por tanto, no sólo el Estado sino todos aquellos actores económicos relevantes para la seguridad económica, financiera y empresarial española.

Viene a corroborar este punto de vista la definición recogida en el documento titulado “Green Paper on Innovation” (página 19), publicado por la Comunidad Europea en Diciembre del 1995: “Economic intelligence can be defined as the coordinated research, processing and distribution for exploitation purposes of information useful to economic operators.  It includes the protection of information regarded as sensitive for the company concerned.”

Y no es de extrañar que ese punto de vista fuera el que se pretendió incorporar en la Estrategia de 2011, ya que, su autor intelectual y coordinador de los grupos de trabajo que la elaboraron, fue Javier Solana, Alto Representante del Consejo para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea hasta dos años antes (1999-2009). Cabe pensar que, con toda lógica, las ideas imperantes en la Unión sobre la materia, y muy particularmente en Francia, fueron incorporadas al documento de su mano, aunque desafortunadamente, y como queda dicho anteriormente, los avatares de nuestra política no hayan permitido llevarlas a la realidad.

Hemos pretendido presentar nuestra visión de la Inteligencia Económica, seguramente no compartida por otros analistas. En fechas próximas, veremos la importancia concedida y la forma en que esta disciplina se ha implantado en algunos otros países, así como el desesperante desarrollo de la misma en España.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies