Pensamiento crítico, la piedra angular del análisis de inteligencia-I+L
925
post-template-default,single,single-post,postid-925,single-format-standard,theme-bridge-2020,bridge-core-2.2.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-20.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive,elementor-default

Pensamiento crítico, la piedra angular del análisis de inteligencia

pensamiento-critico-analisis-inteligencia

Pensamiento crítico, la piedra angular del análisis de inteligencia

Por José Manuel Díaz-Caneja. 

Analista de Inteligencia. Curso Superior de Inteligencia de las Fas  

El bombardeo de noticias al que estamos sometidos, y mediante el cual intentan manipularnos es brutal. Internet y las redes sociales son el medio preferido para convertir en certezas lo que no son más que rumores, primando la rapidez en la trasmisión de cualquier información sobre la fiabilidad de esta.

Esta situación provoca que, no solamente la gente normal sea incapaz de distinguir y separar la mala información de la buena, la fiable de la dudosa, sino que incluso los analistas de inteligencia se ven en dificultades a la hora de evaluar esa misma información.

Debido a esta situación, los términos de OSINT (Open Source Intelligence) y SOCMINT (Social Media Intellligence) han cobrado gran auge, junto con sus procedimientos, metodologías y software de análisis asociado. Su finalidad es facilitar un análisis de información que permita la elaboración de productos de inteligencia fiables, oportunos y precisos.

El problema de ese software tan especializado, como por ejemplo el que se puede utilizar para analizar los contenidos de una red social, es que ofrecerá un resultado tan bueno como el de la información que se le proporcione.

Es aquí también donde los sesgos, prejuicios y esquemas mentales del analista que lo configure pueden limitar su eficacia, ya que se está tendiendo a formar a personal en el manejo de este tipo de software sin dotarle de otros conocimientos que limiten errores en la evaluación y análisis de la información.

Requisitos para trabajar como analista de inteligencia

Sin hacer un listado detallado, y según se puede ver en el mapa conceptual que figura a continuación, un analista de inteligencia, siempre llevará a cabo análisis de información. Pero, además, y esto es habitual en estructuras pequeñas, podrá realizar también la búsqueda de la información necesaria para elaborar sus productos de inteligencia.

No cabe ninguna duda de que experiencia y formación deben de ser los dos factores determinantes a la hora de seleccionar un analista de inteligencia por parte de cualquier organización.

En este documento nos centraremos en la formación. Esto se debe a que, como se puede confirmar haciendo una búsqueda rápida en internet, según el puesto de analista que se quiera cubrir se exigirán determinadas cualificaciones: estudios universitarios en económicas, derecho, relaciones internacionales, políticas, sistemas de información y telecomunicaciones, y a ser posible algún máster de especialización. Asimismo, se valorará que los candidatos dominen varios idiomas extranjeros y posean conocimientos de softwares muy especializados, como los citados para realizar análisis de redes.

En cuanto a las competencias del futuro candidato, en casi todas las ofertas, se le pide capacidad de análisis y síntesis, habilidades de comunicación oral, escrita y de relación interpersonal.

analista-inteligencia-formación

Sin embargo, son escasas, por lo menos en castellano, las ofertas de trabajo de analista de inteligencia que hagan mención de términos como pensamiento crítico e imaginativo.

Es de suponer que la mayoría de las organizaciones no lo consideran necesario, ya que supondrán que, debido a los grandes avances tecnológicos, siempre dispondrán de toda la información necesaria de manera oportuna, precisa y fiable para realizar sus correspondientes productos de inteligencia. Esto se debe a la creencia errónea de  que las personas analizan espontáneamente de manera crítica cualquier información que lean o escuchen.

Nada más lejos de la realidad. Ni con la mejor tecnología de big data disponible en el mercado estaremos en posesión de toda la información que necesitamos para elaborar un producto de inteligencia. Siempre existirán vacíos de información, que el analista deberá completar con supuestos y esto le obligará a elaborar y trabajar con hipótesis.

A lo anterior, se une la necesidad que existe de evaluar toda esa información que nos llega desde el punto de vista de fiabilidad de la fuente y credibilidad de la información.

Aunque la tecnología nos puede ayudar, el gran problema al que se enfrenta un analista de inteligencia es la gran cantidad de juicios subjetivos que tiene que hacer, en muchas ocasiones solo y presionado por el tiempo.

Es en estas situaciones, donde la posibilidad de ser influido por nuestros propios sesgos, prejuicios o ideas preconcebidas junto con las capacidades de los medios de obtención de información, informaciones manipuladas, etc., provocan que se considere como relevante y fiable información que no lo es. Esto es debido a  que tales informaciones apoyan una determinada línea de investigación, sin pararse a considerar si podemos estar siendo manipulados o si existen otras alternativas a considerar.

Formación básica para un analista de inteligencia

En una entrevista reciente, un analista de inteligencia, que trabaja en una gran multinacional, en resaltaba en relación a su trabajo cotidiano:

“Alguien que se quiera dedicar a esto debe saber que la mayor parte del tiempo estás leyendo informes, artículos de prensa, análisis de otros, gráficos… y escribiendo tus propios documentos. El analista trabaja la mitad del tiempo solo en su pupitre con todas esas fuentes, pero el resto es para hablar con gente, los compañeros de otros departamentos, otras fuentes humanas y sobre todo con el resto de los analistas.  Se trata de pensar en equipo. Es un trabajo de grupo en el que se trata de evitar los sesgos personales que todos llevamos y llegar a conclusiones objetivas.”

Pues bien, esos sesgos personales y a veces también de la organización para la que se trabaja, pueden, y de hecho lo hacen, influir en la calidad de los productos de inteligencia. Esto puede derivar en una toma de decisiones inadecuadas que conduzca al desastre a la organización a la cual el analista apoya.

Ejemplos de sesgos que influyen en la calidad de los productos de inteligencia se podrían poner muchos.  Uno reciente y conocido sería el de las armas de destrucción masiva de Irak.

A lo largo de los años he impartido muchos cursos sobre inteligencia y sus técnicas de análisis, y me acuerdo en uno que un alumno me pregunto que “si solamente pudiera aprender una técnica o metodología que ayudara al analista ¿cual escogería?

Mi respuesta, sin dudarlo, fue: pensamiento critico.

El pensamiento crítico aplicado al análisis de información

El pensamiento critico ayuda a que una persona sea consciente de cómo su capacidad de razonamiento se ve limitada a la hora de analizar información por la influencia de sesgos, prejuicios, ideas preconcebidas, experiencias anteriores, etc.

Facilita que se analice la información relativa a cualquier asunto desde un punto de vista limpio, dejando de lado las suposiciones y creencias, y permite la diferenciación entre hechos, opiniones, afirmaciones. Además, contribuye a que las argumentaciones que apoyen nuestras conclusiones están fundamentadas.

Como indican la Dra. Linda Eldery el Dr. Richard Paul en su Guía del Pensamiento Analítico, es clave identificar los elementos del pensamiento crítico, resumidos en las siguientes figuras, para realizar un análisis correcto y sin sesgos de la información disponible.


pensamiento-critico-analisis-inteligencia

 

pensamiento-critico-analista-inteligencia

La aplicación de la metodología de pensamiento crítico no solamente ayuda al analista a la hora de evaluar, integrar, analizar e interpretar la información, sino también a la hora de elaborar y exponer sus propios productos de inteligencia.

Por eso, cuando alguien que quiere iniciarse en el mundo del análisis de inteligencia me pide consejo sobre cual sería la formación que debería hacer, yo le asesoro que debería empezar por pensamiento crítico. En la mayoría de las ocasiones me rebaten, diciendo cosas como que sería mejor empezar por técnicas SOCMINT con apoyo de software, etc.

Con el paso del tiempo, su queja es que el software no le da los resultados que el esperaba, pero claro, es como querer estudiar fisca cuántica sin saber sumar.

La solución para mejorar el análisis de inteligencia pasa por incrementar las habilidades analíticas del profesional, formarle para que evite o limite el impacto de sus prejuicios y sesgos, piense de manera independiente y crítica, y evalúe la información que le llega de manera racional.

En esencia, esto es lo que hace o debería hacer un analista de inteligencia, y para ello se le forma. Es cierto que existen multitud de técnicas que se aplican para facilitar el análisis, muchas de ellas apoyadas con software especifico, pero la base siempre es el pensamiento crítico.

Pensar críticamente está relacionado con la razón, la honestidad intelectual y la amplitud mental en contraposición a lo emocional, a la pereza intelectual y a la estrechez mental (mente estrecha).

En consecuencia, pensar críticamente involucra varios aspectos:

  • Seguir el hilo de las evidencias hasta donde ellas nos lleven
  • Tener en cuenta todas las posibilidades
  • Confiar en la razón más que en la emoción
  • Ser precisos
  • Considerar toda la gama de posibles puntos de vista y explicaciones
  • Sopesar los efectos de las posibles motivaciones y prejuicios
  • Estar más interesados en encontrar la verdad que en tener la razón
  • No rechazar ningún punto de vista aunque sea impopular
  • Y ser conscientes de nuestros sesgos y prejuicios para impedir que influyan en nuestros juicios.

 

En resumen, es fundamental aprender a pensar de manera crítica y con mente abierta, reconociendo y evaluando, según sea necesario, los supuestos, implicaciones y consecuencias prácticas de sus pensamientos.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies