Técnicas estructuradas de analisis y su aplicación en inteligencia-I+L
1059
post-template-default,single,single-post,postid-1059,single-format-standard,theme-bridge-2020,bridge-core-2.2.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-20.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive,elementor-default

Técnicas estructuradas de análisis y su aplicación en Inteligencia

técnicas-estructuradas-analisis-inteligencia

Técnicas estructuradas de análisis y su aplicación en Inteligencia

Por José Manuel Díaz-Caneja.

Analista de Inteligencia. Curso Superior de Inteligencia de las FAS.

El gran reto al que se enfrenta el analista a la hora de elaborar un producto de inteligencia sobre un asunto concreto, son los juicios subjetivos que debe realizar, en la mayoría de las ocasiones en solitario.

En otros artículos, he hablado de las metodologías de pensamiento crítico. Este método permite, por un lado, que el analista sea consciente del proceso que sigue su línea de pensamiento para llegar a unas determinadas conclusiones. Y, por otro, que se capaz de identificar las limitaciones que pueden afectar a su capacidad de razonamiento.

Además del pensamiento crítico, la aplicación de diferentes técnicas de análisis de inteligencia ayuda a que el analista elabore un producto de inteligencia oportuno, preciso, relevante y fiable.

Pero antes hay que ser consciente de tres aspectos en relación con el análisis y la elaboración de un producto de inteligencia

  • El proceso que se sigue para elaborar un producto de inteligencia.
  • Las limitaciones que afectan, o podrían afectar, a la fiabilidad de un producto de inteligencia.
  • El propio producto de inteligencia.

El proceso mediante el cual se transforma la información obtenida en inteligencia es clave. Asimismo, hay que tener muy en cuenta la influencia que ejercen ciertas limitaciones inherentes al trabajo: aquí no podemos dejar de citar la incertidumbre, que es el ámbito en el cual se mueve siempre el analista de inteligencia.

Los dos primeros aspectos condicionan al tercero, de tal manera que es clave el proceso a seguir desde que se reciben las primeras informaciones, se analizan y se elabora el producto de inteligencia para su difusión.

Información disponible y efectividad analítica

En primer lugar, la información que tiene a su disposición un analista nunca suele ser suficiente. Sin lugar a duda tendrá que enfrentarse a vacíos de información o a informaciones sesgadas o inexactas que deberá completar con supuestos.

Además, nunca podrá tener una certeza absoluta sobre la veracidad de aquellos datos que tiene a su disposición.

Es por ello por lo que, en muchas ocasiones, deberá decidir qué parte de la información disponible es engañosa o errónea. A pesar de esto, deben llegar, de la mejor manera posible, a conclusiones bien fundamentadas.

En segundo lugar, no toda la información puesta a disposición del analista es relevante para el asunto en cuestión. Llegados a este punto, deberá identificar aquella que realmente lo es, y descartar el resto, con el riesgo que esto supone.

En tercer lugar, será difícil para el analista anticipar con exactitud el posible desarrollo de los acontecimientos en base a la información disponible, ya que siempre existirá una gran incertidumbre sobre el futuro según nos alejemos del momento presente. Todo lo más podrá aspirar a elaborar una serie de posibles escenarios futuros.

En último lugar, los analistas tienen que ser conscientes de que el objetivo último de su trabajo es satisfacer las necesidades de inteligencia de sus clientes.  Por este motivo, el tiempo disponible para obtener la información y analizarla será siempre limitado.

¿Qué se le exige al analista de inteligencia?

El analista de inteligencia normalmente deberá dar respuesta a las preguntas típicas de ¿Qué pasó?, ¿Por qué?, ¿Qué podría ocurrir en el futuro?, ¿Y cuáles serían las consecuencias?

La respuesta a estas preguntas le obliga a:

  • Identificar supuestos.
  • Comparar hipótesis alternativas.
  • Identificar los factores clave en un asunto determinado para realizar un análisis causal, identificando efectos de segundo y tercer orden.
  • Elaborar escenario de futuro, determinando la secuencia de acontecimientos que llevaría hacia ellos.
  • Asignar una probabilidad de ocurrencia a esos escenarios de futuro, para apoyar un proceso de toma de decisiones.

Aunque la base sea el pensamiento crítico y la capacidad de razonamiento del analista o equipo de analistas, en muchas ocasiones, sobre todo cuando la información disponible sea escasa, será necesario una alta capacidad de pensamiento creativo.

Para facilitar esa transformación de la información en inteligencia, y reducir los márgenes de error, es necesario utilizar las técnicas de análisis.

La necesidad de las técnicas de análisis

En sentido amplio, el proceso de análisis examina en qué forma coexisten las evidencias, los argumentos y las conclusiones. Para favorecer ese examen tenemos a nuestro alcance multitud de técnicas, desde las más cuantitativas a las más cualitativas.

Como explican Gheorghe Tecuci, David A. SchumDorin Marcu y Mihai Boicu en su libro “Intelligence Analysis as Discovery of Evidence, Hypotheses, and Arguments: Connecting the Dots”,  en líneas generales, el analista deberá conectar las evidencias (la información obtenida) con las hipótesis mediante supuestos, como se representa en la siguiente figura:

técnicas-analisis-inteligencia

Este proceso implicará a lo largo del tiempo:

  • La revisión y comprobación de la validez de las evidencias.
  • La elaboración, revisión y comprobación de la validez de los supuestos y de las hipótesis.

Según el volumen de información disponible, el punto de partida serán las evidencias o las hipótesis. Así nos apoyaremos en un tipo de técnicas de análisis u otras, como se representa en la siguiente figura:

técnicas-estructuradas-analisis

Técnicas estructuradas de análisis y pensamiento crítico

En los últimos años han cogido gran auge las técnicas de análisis estructuradas. Su misión es llevar a cabo un proceso analítico por pasos que permite externalizar el pensamiento del analista, su revisión y discusión.

Estas técnicas parten de la aceptación de los errores que aporta el proceso de razonamiento y de sus limitaciones y están basadas en el pensamiento crítico e imaginativo que se aplican a un tipo de problema concreto.

Como se puede observar en la siguiente figura, en la cual se ha tomado como base la clasificación que hacen Richards J. Heuer y Randolph H. Pherson en su libro “Structured Analytic Techniques for Intelligence Analysis”, si disponemos de información suficiente para el análisis, serían de mayor aplicación alguna de las técnicas diagnósticas como pueden ser la comprobación de supuestos o el análisis de relaciones o social network analysis (SNA), por ejemplo.

técnicas-analisis-inteligencia

En caso de que la información sea escasa aplicaríamos alguna de las técnicas imaginativas como, por ejemplo, la de futuros alternativos.

Su aplicación proporciona ciertas ventajas:

  • Permiten la visualización del razonamiento, lo que habilita la posibilidad de que sea corregido por terceros.
  • Trabajadas en equipo aumentan su eficacia de manera exponencial, pero también son aplicables individualmente.
  • Proporcionan durante su aplicación un mayor conocimiento del asunto.

Si quieres conocer nuestra formación en inteligencia para análisis de redes sociales pincha aquí.

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies